//www.poemas-del-alma.com/

Alberto Escobar

¡Canta Federico, Canta!

 

Fui un soplo de aire fresco a la sombra
de la barbarie que oprime al hermano.
Fui alegría que se extinguió temprano.
La historia con lágrimas me renombra.

MI familia me dio todo el cariño.
Papá quería que estudiara leyes.
Yo quería ser poeta desde niño.
¡Puse el carro delante de los bueyes!

Al fin llegó mi primera alegría
porque papá estaba de mí harto...
¡Mi ritmo de vida casi un infarto!

Mis dramas empezaron a gustar.
Recité en grandes universidades.
Mi muerte fue un injusto despertar.