//www.poemas-del-alma.com/

Hija del mar

Mi mariposilla

¡Revoltosa y juguetona,

alegre e inocente,

revoloteando como siempre,

agitando tus alitas,

impregnando el ambiente 

de sonrisas y alegría,

tan tierna, tan bonita,

alegrándonos la vida!