//www.poemas-del-alma.com/

FELINA

¡Y YO AQUI CON MI AMOR TE ESPERO!

La lluvia desgajada,

que en cascadas

baja del cielo...

toca mi alma

cual si fuese

sinfonía de Bocelli.

¡Y, yo aquí, con mi amor, te espero!

En dónde estás amado mío,

que no vienes a entibiar tu nido,

ven a entibiar estos días

tan lúgubres y fríos.

En dónde estás

que no escuchas mi palpitar,

en dónde estás amado mío,

que en la distancia

no escuchas mis quejas.

¡Por qué siento

que de mi te alejas!

Abro la ventana

para que el sol me ilumine

y de calor en estos

 días de desolación.

Veo un resplandor

y no es la luz del sol,

veo llegar un ángel

más dorado que el atardecer.

Mi rostro palidece de placer

y es que te estoy viendo, vida mía,

allá en la lejanía...

 vienes a mi encuentro.

Tú vienes a calmar este tormento,

tú vienes a calmar esta agonía,

tú vienes a calmar mi sufrimiento,

tú vienes a calmar

esta soledad tan deprimente,

tú vienes a entibiar mi vida

porque  hace mucho tiempo que te espero.

Por fin llego el momento

de verte y de tenerte,

por fin llego el momento

de romper este silencio.

La felicidad inundaba mi alma,

cuando de repente...

siento un dolor en el pecho,

¡Cómo es que me despierto

y me doy cuenta al momento,

que sólo ha sido un sueño!

Por qué me tuve que despertar,

con estas ansias que tengo, de amar.

¡Pero yo aquí con mi amor te espero!

Hasta cuándo? No lo sé…

Sólo sé que yo te espero.

Felina