//www.poemas-del-alma.com/

yito

Sónia

 

                                          

 

                        Nueve lunas, inquieta pasajera,

                        agitaste tus sueños en el seno,

                        que  te dio  en aquella, faz primera,

                        abrigo maternal, tierno  y sereno.

 

                        No pudo Sónia, ser de otra manera,

                        septiembre no quiso, estar ajeno,

                        y en el jardín que trae la primavera,

                        te hizo  tulipán, en su terreno.

 

                        Del aquel feliz momento, quince años

                        sembrados de  quimeras, sin engaños,

                        te dicen hoy  adiós, en tristes  vuelos.

 

                        Con ojos de mujer y el pensamiento

                        en el amor serás, del firmamento,

                        estrella que alumbre... a tus abuelos.