//www.poemas-del-alma.com/

Samuel Santana

Raro día

Hoy me levanté con el alma llena de una extraña alegría.

Y digo extraña porque buscaba saber la razón.

No había algo motivador:

una carta de amor,

una palabra de estímulo,

un aumento salarial,

un premio,

un golpe de suerte...

Abrì la puerta al balcón,

mirè la aurora,

trinaron pájaros,

saludaron flores,

vi caminantes,

escuché canciones,

revisé versos...

Y todo aumentó el estado.

Sin embargo,

otras veces he tenido todo sin sentirme así.

Por eso una y otra vez cuestionaba.

La felicidad es tan grande,

tan sublime,

tan importante

pero tan rara

que,

al tenerla,

cuesta trabajo aceptarla.

Tanto que este no era el poema.