//www.poemas-del-alma.com/

yito

Antonio

 

 

ANTONIO

 

                        Hay mil leguas de distancia,

                        poco menos, poco más,

                        y un océano de nostalgia

                        tan amargo como el mar,

                        entre la casa de Antonio,

                        y su lejano Taiwán.

                        Por sentíres que no importan,

                        que comprendan los demás,

                        en su vuelo la esperanza

                        lo condujo a mi  ciudad,

                        cuando al pueblo de su infancia

                        fue dejando muy atrás.

                        Sin que logre la memoria,

                        ni un instante desterrar

                        su niñez en otro suelo,

                        se detiene a conversar,

                        y  sus ojos son estrellas,

                        cuando nombra, su Taiwán.