//www.poemas-del-alma.com/

escritor de habitacion

Oda al Ser Humano

 

 

Hombre,

Homo Sapiens,

Ser Humano,

Ser,

Zoon politikón,

Dasein

 

El ser humano lleva muchos nombres,

muchas definiciones.

Todas creadas con un mismo fin.

Con la finalidad de tratar

de hacernos entender quiénes somos,

de poder contestar esa pregunta tan compleja.

¿Qué somos?

 

Nos la pasamos toda nuestra existencia

tratando de entendernos a nosotros mismos.

Una búsqueda interminable, una travesía más

distante que recoger el universo de un extremo a otro.

 

Pero no nos damos cuenta de que lo que estamos haciendo,

está en un sentido errado.

 

Porque pasarse todo un espacio de tiempo extenso

tratando de contestar preguntas que apenas

podemos comprender.

 

Nos agobiamos, repetidamente.

Somos como el salmón que va contra la corriente.

 

Pero somos más y una simple pregunta,

más que cualquier palabra que nos pueda tratar

de definir, somos más mucho más.

 

El ser humano no es pregunta, es carne y huesos.

Alma y espíritu coexistiendo continuamente.

Somos más, muchos más.

No somos simplemente lo que hacemos

con lo que el hombre hace de nosotros.

 

Vivimos, respiramos, sentimos, nos duelen las fibras de las carnes,

el vivir nos pesa, nos cansamos, lloramos, reímos, cantamos, amamos, tenemos sexo, tenemos vicios, pasiones.

 

El ser humano, vive.

 

Se dice que la existencia es dolor,

pero cuanto nos encanta estar vivos.

 

Le tenemos miedo a la muerte, claro

¿Por qué no temerle?

A pesar de que sea parte de nuestro ciclo.

 

Pero no es lo que pase al final.

Si no que hacemos mientras estemos vivos.

 

El ser humano es una criatura hermosa,

pero a la vez repulsiva.

 

Hermosa pero también macabra.

 

Es una coexistencia entre dos fuerzas,

el bien y el mal, Yin y Yang, luz y oscuridad,

vida y muerte.

 

Amamos y decepcionamos.

 

Dos fuerzas continuas,

fuerzas contrarias que se necesitan mutuamente.

 

El ser humano es como una tragedia,

hermosamente planeada.

 

¿Planeada por qué?

¿Por quién?

¿Dios?

   ¿El universo?

¿Las fuerzas cósmicas?

¿Las energías?

¿Por quién?

¿Por qué?

 

Eso, con el transcurso de nuestra existencia

no significa nada.

 

Porque no es el camino, ni la meta,

sino como hemos vivido.

 

Algunos somos pobres, otros ricos,

otros con poder, otros ni tienen fuerza de voluntad.

Otros logran alcanzar sus sueños, otros ni saben que soñar

o si lo que desean será posible o si es para ellos.

 

El ser humano es fascinante en sus diferentes etapas.

Es mucho más que simples ideologías políticas, religiosas, filosóficas.

Es más que lo que nos dicen en un libro,

más de los que nos dice un motivador emocionar

o lo que alcanzamos haciendo yoga o meditación.

 

El ser humano es existencia,

experiencia.

 

No hay definición concreta que nos pueda decir que somos.

Simplemente somos seres humanos en este mundo.

 

¿Qué nos creó o que nos trajo aquí, a este juego fatal

llamado existencia?

Tal vez no lo sepamos en vida,

tal vez en muerte.

 

Pero de algo estoy seguro,

el ser humano es un ser hermoso.

Un ser hermosamente caótico

y perfecto en su imperfección.

 

El ser humano,

es simplemente, existencia.