//www.poemas-del-alma.com/

Samuel Santana

Oda a la oración

Contigo me levanto de la tierra,

traspaso las nubes, las estrellas,

los astros, los luceros, el sol,

los tres cielos y penetro a tu corte,

oh Todopoderoso, sin tener que anunciarme,

sin protocolo, sin guardia,

sin ropaje de castillo, de imperio,

de reyes, de subalterno y de cortesano para

hablar contigo sin lenguaje rebuscado,

fino y altisonante.

No tengo necesidad de pose,

de apariencia o formalidad,

pues tú me conoces más que yo mismo.

A confianza puedo pedirte,

solicitarte, imprecarte y

reclamarte sobre todo cuanto necesite.

Tú tienes el poder, la fuerza,

la capacidad, la facultad y

la habilidad de hacer lo que quieras.

Tú, en tu fuerza, cobijas

y descobijas los cielos,

apagas  y prendes las luminarias en las noches y

en los días, mandas y retienes la lluvia,

la tormenta, los huracanes, los torbellinos;

sostienes a la mar y sus olas en las

palmas de tus manos,

enmudeces al viento

y en una carroza de fuego recorres el universo.

¿Quién se esconde de ti?

Sentado en tus alturas mira el centro

 de la tierra con sus cavernas, carnes quemadas, prisioneros sufrientes y voces dantescas.

Puedo llegar a ti con el alma herida,

agobiada, sin fuerza; yo, muerto,

desaliñado y sin razón de existir,

retorno renacido, rejuvenecido,

con poder, renovado y lleno de vitalidad y

ganas de vivir.

Mal trueque hubiera sido concederme

los tesoros y privilegios sin

dejarme provisto de ti.

Tengo licencia (porque tú me la diste)

para solicitar lo que me urja.

Cualquier día, hora y circunstancia

puedo pedir porque caiga el agua,

se cierre el cielo, se abran las cataratas,

se detenga el rayo, callen las hondas,

baje el trigo, el maná, la carne y

aparezca el pescado,

calme la sed, destruya al enemigo,

rompa las trampas,

abras las puertas,

cierre los portones, 

enmudezca el calumniador,

se sane la herida, venga la paz,

cese la guerra, se devuelva la peste,

se cierre el cráter,

se vaya el demonio y se despejen los aires…

Contigo salto los muros,

sitio ciudades,

desbarato  ejércitos,

penetro  el fuego,

trepo colinas,

camino sobre aguas, parto los mares,

convierto en sombra el sol,

la oscuridad en lumbrera,

domino  la serpiente,

revoco decretos,

destruyo la muerte,

avergüenzo al seol,

arrebato almas y

atravieso los portales del infinito.

Eres más grande que la espada,

que los ejércitos, que los imperios

y que los poderes naturales y sobrenaturales.

Eres la llave que todo lo abre, todo lo mueve y

todo lo cambia.