//www.poemas-del-alma.com/

Mayra Gisel

*** No PodrĂ­as Imaginarlo ***

 

Mentiría si  dijera que el hecho de que me ignores me afecta. Me gusta

O que paso por alto tu manera de andar. Me encanta

Mentiría si dijera que cada vez que nuestras miradas se encuentran no pasa nada

Si una corriente pasa por todo mi cuerpo y se aloja intensamente en mi sexo.

 

Y puedo imaginar al mismo tiempo que comienzo a sentir como tu respiración cosquillea en mi cuello

Respirando el aroma a puro deseo, ese olor a sexo que emana mi cuerpo

Y no tardan tus manos en hacer contacto con mi piel desnuda

¿En que momento he quedado tan expuesta ante ti, ante tu mirada ardiente,

Ante la ansiedad de tus manos queriendo explorar cada rincón de mi cuerpo?

 

De espalda ante ti, tus manos desfilan por mis brazos marcando levemente tus uñas en  ellos

Subes por mis hombros sin dejar de respirar mi fragancia a deseo, necesidad 

Acaricias mi espalda con tanta suavidad que haces que cada espacio de mi cuerpo se tense ante ese delicado rose.

 

Sigues el recorrido por mi  espalda baja cierro los ojos para disfrutar del contacto

¡Paf! Un azote a una  mis nalgas. Mentiría si dijera que no me gusta.

De mi boca se escapa un audible gemido y enseguida y sin esperarlo abres mis piernas ante ti.

 

Desnuda, expuesta ante ti.

Subes tus manos por mis piernas, la humedad esta ganando mi cuerpo

Ya puedo sentir como se moja mi intimidad.

Te acercas y un leve soplido en ella hace que me tambalee, y me contraiga de una manera que no puedes imaginar.

 

No puedo esperar sentir tu húmeda lengua en mi mojado sexo

Que lo explores por completo y lo penetres como solo tu lo sabes hacer, pero no lo haces.

Subes tus manos por mi vientre, ya puedo sentir como mis pechos se endurecen

Tocas, aprietas y tiras de uno de ellos. Como me gusta.

 

Me volteas de forma brusca, tu respiración es agitada al igual que la mía

Nos observamos fijamente, cada detalle de tu rostro es perfecto

Solo se puede oír nuestra respiración mezclado con jadeos de excitación

El olor a deseo impregno la habitación

No puedo aguantar por sentir tu erecto miembro entrar en mí y romperme en miles de pedazos.

 

Por que tus manos desfilen por todo mi cuerpo sintiendo como aprietan mi cuerpo

Por que tu boca moje cada espacio de mi piel, saboree cada parte intima de mi cuerpo.

Por que tus dedos entren en mis orificios sin piedad, hasta hacerme convulsionar de placer.

 

Que tu boca dance con la mía, nuestras lenguas jugando una batalla 

Una guerra dulce, ardiente placentera.

 

Penetras mi piel mientras mis manos sujetan con fuerza las sabanas

Me llevas al infierno con solo tocarme.

Tus jadeos hacen eco  en mi mente y palpitan en mi intimidad

Me gusta escuchar como nuestros cuerpos se golpean, se friccionan

Como la humedad de nuestra piel se mezcla con los gemidos audibles

Por la desenfrenada pasión, por el deseo que nos consume y que prendemos fuego por nuestro sexo.

 

Te deseo, te deseo tanto que no podrías ni imaginarlo