//www.poemas-del-alma.com/

FERABIT

AL FINAL, UNA OPORTUNIDAD

 

 

 

 

 

 

De tanto andar vacilando, mi razón borracha está

De tanto andar vuelta que vuelta, en un mismo lugar,

Por un  punzante dolor  que se clava y abre la llaga

Y la  sangre va y  que corre pora sus  penas purgar.

 

Se vuelve nada el olvido, que nos deja amargo sabor,

Se vuelven humo los besos que supieron de sus labios,

Se vuelve ceniza el cuerpo y lo dejamos de sentir

Dejamos de vivir al  encerrarnos en oscuros silencios.

 

Silencios que se alargan como la historia del tiempo,

amores  que van partiendo,y aún dentro de los huesos,

Amores que se vivieron y aún viven en el recuerdo,

Amores que forman parte de lo que hoy todavía quiero.

 

Pues sangre de mi sangre palpita aún en sus corazones,

Son la vida nueva que se abre paso, con sus propios pasos.

Son los ojos divinos donde mi recuerdo es aún el más bello,

Son mis hijos que he dejado con su Madre en buenas manos.

 

Fuí ayer la historia que se pintó en un pedazo de óleo seco,

Fuí la silueta perdida  que deambuló en laberintos de penar.

Soy parte de estas sombras que  de descifrar aún no  termino

Soy Yo por tanto existo, y  por ellos no debo de claudicar

 

Soy quizá un ser humano que ha errado parte de su camino,

Soy parte aún viva de la vida que prendo hoy enmendar

Soy también en la vida un ser que amo lo que  más quiso,

Soy porque Soy Yo mismo y aún en desierto he de caminar.


 Enamorarme pues  de la vida que me brindó cosas bellas,

Enamorar de mi cielo que me cobija en  todas mis horas,

Enamorar del canto de río que pronto habré de encontrar,

Enamorarme  si es posible de alguien que sepa a pan.


 A pan de sudor y empeño que me sepa comprender,

A pan de entrega sincera con palabras del corazón,

Y no con verbos de labios que son de boca afuera.

 

De unos hermosos ojos que mi mirada  secuestren,

De un corazón tan noble que se ensaye en la  bondad,

De un alma tierna que sepa  obrar del amor equidad 

Con sus ojos prodigiosos y gozar de ellos  una eternidad.

 

Quiero ser un amante al cien por ciento de amar,

 Demostrarte vida, que te he de saber  cuidar,

Como si fueras un gran tesoro  para saberte valorar

Vida dame pues tan solo, esa, esa, oportunidad.