//www.poemas-del-alma.com/

El Poeta Rojo.

ODIADOS SUSPENSIVOS

<!-- /* Font Definitions */ @font-face {font-family:"Cambria Math"; panose-1:2 4 5 3 5 4 6 3 2 4; mso-font-charset:1; mso-generic-font-family:roman; mso-font-format:other; mso-font-pitch:variable; mso-font-signature:0 0 0 0 0 0;} @font-face {font-family:Calibri; panose-1:2 15 5 2 2 2 4 3 2 4; mso-font-charset:0; mso-generic-font-family:swiss; mso-font-pitch:variable; mso-font-signature:-1610611985 1073750139 0 0 159 0;} /* Style Definitions */ p.MsoNormal, li.MsoNormal, div.MsoNormal {mso-style-unhide:no; mso-style-qformat:yes; mso-style-parent:""; margin-top:0cm; margin-right:0cm; margin-bottom:10.0pt; margin-left:0cm; line-height:115%; mso-pagination:widow-orphan; font-size:11.0pt; font-family:"Calibri","sans-serif"; mso-ascii-font-family:Calibri; mso-ascii-theme-font:minor-latin; mso-fareast-font-family:Calibri; mso-fareast-theme-font:minor-latin; mso-hansi-font-family:Calibri; mso-hansi-theme-font:minor-latin; mso-bidi-font-family:"Times New Roman"; mso-bidi-theme-font:minor-bidi; mso-fareast-language:EN-US;} .MsoChpDefault {mso-style-type:export-only; mso-default-props:yes; mso-ascii-font-family:Calibri; mso-ascii-theme-font:minor-latin; mso-fareast-font-family:Calibri; mso-fareast-theme-font:minor-latin; mso-hansi-font-family:Calibri; mso-hansi-theme-font:minor-latin; mso-bidi-font-family:"Times New Roman"; mso-bidi-theme-font:minor-bidi; mso-fareast-language:EN-US;} .MsoPapDefault {mso-style-type:export-only; margin-bottom:10.0pt; line-height:115%;} @page Section1 {size:612.0pt 792.0pt; margin:70.85pt 3.0cm 70.85pt 3.0cm; mso-header-margin:36.0pt; mso-footer-margin:36.0pt; mso-paper-source:0;} div.Section1 {page:Section1;} -->

Nuevamente me encuentro bajo el filo de una espada más peligrosa que la de Damocles

Intento refugiarme en distintas cápsulas donde la aflicción no acierte en abrazarme

Pero…

La desastrosa levedad que causa mi desasosiego

Al tener que estrellarme con aquella realidad que me imposibilita encarar mi propia desgracia

Hace que mi ser decaiga hoscamente en la frondosidad del llanto

Que desde ahora

Sólo será emanado

Por ojos clandestinos…

 

Pues no volverás a ver

Lágrima deslizarse en mi rostro

No volverás a escuchar

Los gritos con los que mi corazón sofocado entraba en petición

No sabrás de mis sentimientos

Jamás te importaron…

 

Una decisión bajo la cual te regocijabas

No era más que una lenta agonía en mis días

Pero la has tomado… finalmente la has tomado…

 

No era la sorna, ni la hipocresía

Ni la simulación en el ocultamiento

No era la charla esquiva y diplomática

Ni tampoco la omisión de intrusa voz…

 

Eran los ojos encontrados

La afronta de los años

El verdadero amor en juego

El paso hacia el mañana

 

No sé cuanto más resistiré

Pues a obsesión caprichosa haces venia

No sé si mi ser todo dar

A alguien a quien mi amor no ofrece reciprocidad

 

Tu cuento ha quedado en el detestable continuará

Yo sólo hice parte del medio tiempo

Pero de los puntos suspensivos sigilosamente has cuidado

Mientras vanamente yo escribía nueva historia

 

Adelante mi amor adelante

No haré uso de mandato tirano

Adelante mi amor adelante

No digas nada, guarda el dulce silencio que tanto te gusta

Pues con tus acciones

Entendí tu decisión.