//www.poemas-del-alma.com/

hefaloga

Una Mujer Para Amar

 

I

 

¿Y quién es ella?, ¿Qué pregunta es esa?

No lo sé, quizás una ilusión, quizás un espejismo,

Una imagen, una aparición que ronda mi alma,

Una sensación que mitiga mi sed,

Una diosa, alguien que se materializó para darme vida.

 

¿Y por qué ella?, difícil pregunta,

Tampoco lo sé, solo podría suponer que es

Por Ese brillo incandescente que produce,

Por esa tibieza que calienta mi corazón,

Por la ansiedad de no tenerla

Y el Alivio de saberla mía.

 

¿Y para que ella?, que difícil resulta esto,

Lo desconozco, solo siento que la necesito,

Que el tiempo se define y se percibe  

De manera distinta cuanto estoy con ella

Y que la vida adquiere un bello sentido

Pese a su fugacidad.

 

¿A que vino ella?, no preguntes más,

No tengo las respuestas, llegó y se quedó,

Ahí está, y lo mejor de mi brotó desde el día

En que verdaderamente la conocí.

 

II

 

¿Para qué?, ¿Por qué?, ¿Quién?, ¿Cuándo?, ¿Cómo?, ¿A qué?,

Solo preguntas  y más preguntas,

Preguntas sin respuestas, divagaciones,

Suposiciones, conjeturas, teorías, hipótesis,

Síntesis, especulaciones, interrogatorios, explicaciones;

Palabras y más palabras que poco reflejan mi sentir,

Una vida que cambia, un sueño, un cuerpo que se

Aísla del universo cuando por fin se siente completo,

Un ser con su ser, un existir con su razón, un ¿por qué? con su porque.

El suelo, la pared y una sombra que se proyecta,

Unas manos que se unen, un sudor que se mezcla

Y unos aromas que se confunden cuando el viento,

El fuerte viento que los arropa y los lleva hacia el cielo.

Pero a ti que tanto te gustan las palabras, te lo diré,

A ti que adoras las respuestas, te lo responderé,

A ti que solo entiendes de razones, te daré una breve, pequeña

Y sencilla explicación y un porqué para tus angustias;

Buscando afanosamente que no preguntes más,

Que no me cuestiones más;

Solo te puedo dar la única respuesta que emana

De mi confundido ser,

Porque ella es: “Una mujer para amar”.

 

 

****