//www.poemas-del-alma.com/

Raquelinamor

LA FIERA Y EL CAZADOR

LA FIERA Y EL CAZADOR

-Pregunta la fiera a su cazador:

-¿Y por que no me amas?  y este le respondió:

-¿Acaso las fieras conocen el amor?

-¡Es posible! contesta la fiera:

-Que el amor esté en alguna parte, por usted desconocida.

-¿Y no sabe que mi fiereza es defensa hacia el agresor?

-Pero en mí, habita un alma sensible, que tiembla ante el dolor,

-al sentirme perseguida por el cazador, ¡el terrible destructor!

-Entonces...piensa el intrépido cazador, ¡Yo soy el hombre!

-A mi me asiste el derecho, ¡solo yo!  soy el ser superior,

-ejerzo mi poder sobre toda criatura que corre sobre la tierra,

-¡Y tú fiera! ¿Quien crees que eres?  ¿Acaso criatura poderosa?

-A lo que réplica la fiera: ¡Se equivoca hombre cazador!

-¡No me creo! ¡Yo soy la fiera! pertenezco a la tierra entera,

-Soy criatura que vive entre los montes, ajena a tus dominios,

-También soy un animal  perfecto, creado por tu Hacedor del amor,

-Ese arquitecto invisible a quien llamas, de tu paraiso el Creador,

¡Entiende! ¡ser inteligente! Tú no armonizas con la creación,

-Este espacio, y esta tierra son mi hogar, y el hogar de mis hijos,

-¡Como ves! también tengo seres a quienes alimentar, lucho por ellos.

-Tengo derecho a la vida, como tú y tu familia o las aves del campo.

-Esa vida que tú me niegas, y en tu arrogancia me quieres quitar...

¡Jajaja! ¡Basta ya!  de tanta charlatanería, fiera necia y petulante,

-Tu vida me pertenece, decido en adelante, cuando la he de tomar,

-De tu piel haré vestidos, de tu carne mi sustento, y de tus entrañas

-carroña de cuervos y de zamuros. ¡Y tú!  no lo podrás evitar.

-Quemaré los pastos, acabaré con todo a mi paso, este es mi paraiso,

-haré cuanto quiera y como quiera,  no siento respeto por ti,

-ni por la tal naturaleza, esa que pretende ser la princesa.

-¡Soy el Señor! Siempre seré tu amo y verdugo, ¡nada me importa!

-Réplica entonces la fiera preguntando:

-¿No te importan el planeta, ni las aguas, ni las plantas?

-¡No!  ¡No me importan! ¡Siempre habrá! ¡El planeta es grande!

-Yo solo quiero mientras viva, disfrutar de sus riquezas, de los frutos

-de la tierra, sus minas preciosas, sus océanos y mares sus peces, y todo.

-Y le contesta la fiera, esa criatura inferior,

-¡Hombre cazador! de todas las criaturas,  ¡tu eres la peor!

-Porque cuando yo ciego una vida es por la subsistencia y supervivencia.

-No mato, ni destruyo  por mero placer, ni apoderarme de lo tuyo.

-Cuando voy a los bosques a saciar mi sed, no enveneno las aguas

-para que otros seres vivos puedan beber también.

-Yo amo los prados, los bosques, los rios, aprecio el aire que respiro,

-Amo a mis hijos y a su descendencia, enseño a  respetar la naturaleza.

-¿Dime porque no me amas? ¿Porque no amas la tierra?

-Este lugar sagrado donde creceran tus hijos y los mios.

-¿Porque te crees superior?

-¿De que te sirve el pensamiento, si no sabes razonar?

-¿Porque crees tener derecho a destruir?

-¿Y a contaminar con desechos quimicos este paraíso?

- Y estando inmersos la fiera y el cazador en tan infructuosa discusión,

-el cazador tomo su rifle e inclemente apuntó  sobre la fiera, mientras esta

-le pedía ¡Ten piedad no me mates! y sonó el disparo y cayó muerta a sus pies. 

 -Fué cuando despertó la tierra gimiendo con un desgarrador grito de dolor

-¡Basta ya!

-¿hasta cuando hombre me haces daño y matas sin piedad?

-¿Acaso no ves,  que por vuestra causa estoy agonizando?

-Catástrofes por doquier, igual innundaciones que sequías,erupciones volcanicas,

-terremotos, aves del cielo cayendo muertas como gotas lluvia,

-epidemias por mis  aguas contaminadas, cangrejos secos en las orillas de

-los mares, rios infestados de peces flotando muertos, ballenas varadas vomitadas

-por los océanos, y las criaturas mansas de la tierra perdiendo su habitat cada día o

-asesinadas por tus balas, y por tantas guerras fraticidas entre su misma  especie.

-Y aún así tu  ceguera no tiene límites,  ¡hombre de este tiempo! no puedo aguantar

-por mas tiempo,  tu destino te lleva indefectiblemente a desaparecer de mi faz.

-El tiempo se acaba  y estoy junto con mi padre Sol atravesando el proceso final

-de inversión de los polos magnéticos, voy a sacudirme de la peor plaga

¡Que eres tú! hombre hacedor de estragos y maldades en mi cuerpo,

Tendrán que venir otras especies dignas a poblarme, con equilibrio y armonía,

-sin mas equivocaciones.

Entonces,  exclamo  el hombre desesperado, pareciendo que al fin habia entendido

y tomaba conciencia, ¿Que podemos hacer para evivarlo? 

¡Nada! ya es muy tarde.

 


Raquelinamor

Derechos reservados de autor