//www.poemas-del-alma.com/

Agustinfranco

Hola Soledad

<!-- /* Font Definitions */ @font-face {font-family:Verdana; panose-1:2 11 6 4 3 5 4 4 2 4; mso-font-charset:0; mso-generic-font-family:swiss; mso-font-pitch:variable; mso-font-signature:536871559 0 0 0 415 0;} /* Style Definitions */ p.MsoNormal, li.MsoNormal, div.MsoNormal {mso-style-parent:""; margin:0cm; margin-bottom:.0001pt; mso-pagination:widow-orphan; font-size:12.0pt; font-family:"Times New Roman"; mso-fareast-font-family:"Times New Roman";} @page Section1 {size:612.0pt 792.0pt; margin:70.85pt 3.0cm 70.85pt 3.0cm; mso-header-margin:36.0pt; mso-footer-margin:36.0pt; mso-paper-source:0;} div.Section1 {page:Section1;} -->

Hola gentil dama,

nodriza manifiesta de mis inenarrables vicios.

Otra vez conmigo infaltable compañera,

que no riñes ni la más dañina pasión.

Bienvenida a mi noche.


Quédate conmigo y zambúllete en mis licencias

cuan mancebo orgulloso de su fértil desnudez.

No me temas soledad.

Ya me hiciste cómplice de tu mundanal y arrebatada vida

y no es fácil que te deje ir pronto…


Y si temes, te puedes unir a mis orgías

hasta perder la vergüenza y la razón.

También seré tu celestino.

El cómplice de tus desenfrenos y de tus ilapsos.


Podemos compartir vicios oh soledad:

compartirlos y vivirlos hasta la saciedad suprema. 

Hasta el más consumado de los excesos.


Juntos nos acorazamos de los reproches

aquellos que conjugan el oscurantismo

y el temor para envidiarnos.

Y disfrazan su envidia con sermones,

reforzados por catervas decorosas.


Juntos podemos renunciar al cielo

ofrecido desde siempre.

Podemos construirnos nuestro cielo

y compartirlo con Dionisos.


Has encontrado al más concupiscente de tus compañeros,

te lo digo.