//www.poemas-del-alma.com/

poetryman

¿Y AHORA QUE HAREMOS, AMIGO?

¿Que haremos ahora? Pareces decirme,

pequeño gato pelambrado y cenizo,

vienes a mí porque parece que la vida

no ha sido buena contigo, allá afuera.

Me alegra verte pequeño felpudo,

no espero que te quedes, sé que cuando

hallas recuperado tus fuerzas, volverás

a irte, y si sobrevives, nuevamente vendrás,

¡toma! Aquí tienes tu cereal con leche,

ese que te gusta, y no tienes que hacer mimos,

los amigos no necesitamos eso,

los amigos somos como puerto abiertos

al mar, como cedro plantados a la vera

del camino, permanecemos de pie

con la vista en el horizonte por si acaso

aparece el pródigo. La demencial sustitución

de la sal por la arena, de la luz por las tinieblas

es una decisión de oscuros matices que no

me está permitido juzgar. El amor no juzga.