//www.poemas-del-alma.com/

poetryman

DIALÉCTICA

No pretendo cambiarte, yo mismo reconozco mis imperfecciones,

la verdad me duelen, fosilizado ósculo.

Tú diatriba sobre mis equinoccios

es sangrienta y tal vez injusta

pero lo soporto no porque deba

o porque crea que lo merezca,

sino por el espasmo y el grito

que suscita en mi adormecida

conciencia, no hay nada que más

desee, que la expulsión de los

demonios que subyugan mi polvórea

existencia, que hace traslucir mi carácter

de obsidiana y alguna que otra lágrima

invisible de helada escorrentía.

Tus muslos de delicada flor

me señalan la pertinencia del hoy

porque el futuro es una fantasía

que nos hace anhelar con lujuria

de triste fauno, lo que llaman el mañana

nada más incierto. El cambio ha de venir

de tu propia mutación. Ansiada fruta,

sexo pulcro. El vacío trasciende

y una sorda primavera nos ha de tomar

por asalto en la próxima conspiración

del destino. Tu alma será un lago sereno,

y yo el viento que sacuda esas aguas.

Nada quedará igual en el después

lo que era en el  antes. Desflorada inocencia.