//www.poemas-del-alma.com/

poetryman

LA DICHA DE AMAR

La cizaña, el veneno

la henchida ubre

¡Ay mujer vida mía!

en quien prolongo

mi existencia . . .

Se que he llegado a

amarte por todo

lo que te he perdonado,

por eso mismo también

sé que me amas y mucho.

¡Dichoso los que son amados!

¡Dichosos los que aman!

¡mujer eres preciosa

a mis ojos!

Tus fallas no las cuento

si antes me enojaban

pues, ya no,

igual que yo, eres

carne, dulce carne

te llevo tatuada en

mi corazón, llévame

tu también y

juntos reconquistemos

el paraíso

si fallamos otros nos seguirán


 ¡Dichosos los que

tienen a quien amar!