//www.poemas-del-alma.com/

Sergio N Rodriguez

No hago otra cosa que esperarte

Y de repente todo se volvió azul

azul noche, noche de soledad y silencio.

Silencio de amor ausente,

ausente de miradas y caricias.

Caricias anheladas y lejanas,

como lejano estas,

como lejano tu amor.

amor que me hace fuerte,

que me ilusiona y sostiene.

Y de repente no pronuncio palabra,

no susurro ni respiro...

De repente no hay paisaje, 

no hay camino.

De repente solo me invade las preguntas,

las preguntas y el dolor.

Dolor que vence el amor,

amor que aquí está...

Y que no hace otra cosa que esperarte...