//www.poemas-del-alma.com/

Yolanda Barry

ENCIENDE LA LUZ AMOR.

Es medianoche...

el frío despierta a mi alma,

los días que no hemos

estado juntos

hacen difícil mi dormir.

 

Tengo unas ganas inmensas

de verte y abrazarte,

sentir la fragancia de tu cuerpo

que tanto me hace amarte,

no puedo más..

Tan solo me pongo una chaqueta encima,

salgo con la ilusión de mirarte,

sé que es la hora que escuchas música

y estás en el salón

tumbado en tu sillón preferido.

 

Mis pasos se dirigen hacia tu casa,

tal parece que recuerdan ese camino

que juntos hemos recorrido tantas veces,

tal vez me piensas

o tal vez no.

 

La última vez que estuvimos juntos

discutimos por pequeñeces

y de algo insignificante

se generó una gran discusión.

 

Revivo todos tus gestos

y tus ademanes,

en mi mente se reflejan

esas imágenes como una película

que quisiera yo olvidar;

sé que a veces te hago perder la paciencia,

sé que muchas veces has preferido callar,

será que no he aprendido

mis errores aceptar

y que muchas veces

dejo todo fuera de lugar.

 

Un viento helado toca mi rostro,

me vuelve a mi realidad,

he pensado que cosas decirte

para poder la situación arreglar.

 

A lo lejos veo tu casa,

parece que no estás,

todas las luces están apagadas,

un gran silencio reina en el lugar.

 

Me he acercado lentamente,

he cruzado el zaguán,

cómo quisiera que ahora

bajara una estrella en tu hogar

y te dijera al oído

que no te dejo de pensar.

 

\"Enciende la luz mi vida\"

déjame mirar

que tus ojos me aman

y me quieren encontrar.

 

\"Enciende la luz mi cielo\"

quiero a tu corazón llegar,

decirte desde muy dentro

que nunca te dejaré de amar.

 

\"Enciende la luz mi amor\"

vive en mí esta ilusión,

de besarte los labios

y ser por siempre tu amor.

 

Abatida y desolada

doy media vuelta

y abandono el lugar,

me ha dado mucha tristeza

saber que ahora no estás.

 

Avanzo unos cuantos pasos,

una suave canción

llega a mi corazón,

es con la que tantas veces

nos hemos hecho el amor.

 

Tus manos aprisionan mis hombros,

llega hasta mí tu olor,

ese que tanto me enamora

y vive en mi corazón.

 

Me abrazas muy fuerte,

siento en mí tu respiración,

me volteas de un movimiento

y me das un gran beso de amor.

 

-No te vayas mi vida,

no te he dejado de esperar,

a veces es necesario alejarnos

para poder nuestra culpa aceptar,

no he dejado de mirar tu ventana,

sé a la hora que estás,

muchas veces me acerqué a tu casa

pero no pude el timbre tocar,

me has hecho mucha falta,

te he querido buscar,

pero con tu luz apagada

preferí que durmieras en paz.

 

-Enciende la luz mi vida,

déjame mirar tus ojos,

quiero con los míos decirte

que no te provocaré más enojos.

 

Todo el jardín se ilumina,

las luciérnagas dejan de brillar,

la música ahora no para,

sé que siempre me amarás.

 

Un gran abrazo nos une,

no me volverás a dejar,

eso me dicen tus labios

y sé que no me mentirán.

 

YOLANDA BARRY.