//www.poemas-del-alma.com/

free_prometeo

Entrevista

¿Acaso alguien puede vivir sin amar? Claro que es indispensable, he aprendido a amar desde el túnel oscuro donde decidí vivir y la sensación de amar o más bien mis ganas, antiguas como un musgo delicado y pegada a mis huesos nunca se irá, porque he amado desde la primera mirada infantil en mi periodo de Edipo hasta la más libidinosa nota dejada en mis pupilas a miradas extrañas hace unas horas…

¡Claro que duele! Como mirar el sol matutino teniendo años de resaca en el corazón, añorando amaneceres lejanos, regazos extraños, duele como la ausencia de la persona presente en un silencio que azota el rostro y no te permite mirarse mutuamente…

Como cuando pasan los años y la realidad nunca se sincronizó con tu sueño aunque pensaste que esos años eran tu sueño… y ya no tienes tiempo de construir otro…

También duele el pecho, el estómago y el anhelo eterno…

El olor del rescoldo de mis emociones… sudores eróticos y la intimidad de mi olor corporal me recuerdan que me siento latente en deseo… añoro el olor de la leche materna y la suave humedad de mi frente lactante de vida… ya se ha borrado de mi memoria por pretensiones de ego y virtudes, proyecciones de caminos en búsqueda de nuevos olores y sensaciones para mi alma sedienta de existencia…

El amar me ha olido a mastranto y a hedor de sabanas húmedas… a flores de jarrón y a montañas a sol abierto a vidas cansadas a través de perfumes baratos y me ha olido a tierra húmeda en madrugadas eternas…

¿Y quién sabe cómo huele el amor y el dolor de cada cual?

Yo se mis olores y mis momentos… porque la sangre me a olido a dolor y al amor al mismo tiempo… porque un perfume me ha olido al más duro juicio y al mas elegante alago… porque traté muchas veces de liberarme con la etiqueta restrictiva y calificadora emocional  del juicio y termine oliendo a vergüenza…

No podría olvidar mi nombre… no podría dejar de oler a través de mis latidos, no tendría sentido de existencia un ser que no posee temperatura emocional de su vientre y alma… es una utopía olvidar de amar…

¿Cómo definir el odio en este instante amado cuando ese odio es una súplica de amor a gritos? La piel siempre contradictoria en su definición no entiende de lógicas intelectuales y emociones plastificadas socialmente… a ella solo le importa el amar cuando se quiere o cuando lo prefiere o muchas veces simplemente no quiere nada…

El Odio siempre será una manifestación de que el corazón está amando… porque simplemente el no acepta una piel fría, una pregunta sin respuesta, un beso sin el calor húmedo del alma en la entrega y una vida sin amar…