//www.poemas-del-alma.com/

Murialdo Chicaiza

ÁGATA

 

Llega suave y elástica

a dormir en mis piernas

sedosa me mira

con sus ojos de reptil

y acaricio su piel

suave y aterciopelada.

 

Otras veces la llevo

hacia mi pecho

y el espacio se reduce

somos fantasmas del amor

hermanos

nos reconocemos

más allá de los genes

que compartimos

 

sabe que es mi amada Ágata

y la amo porque

lleva crepúsculos en su piel

niebla de noches otoñales

 

porque brinca en mi corazón

atrapa mis letargos

juega con mi desolación

rasga la luz del marasmo

nos encorvamos ante los miedos

no nos olvidamos

dormimos juntos.