//www.poemas-del-alma.com/

rodulfogonzalez

LOS NIÑOS

 

 

Un pajarito

de áureas plumas

  y ojos radiantes

  de ingenuidad,

  iba volando

   presto y alegre

    por el espacio

    gris y azul.

 

     Lo vio una nube

     de blando traje,

     y con firmeza

     le preguntó:

     - ¿A dónde vas,

   grácil viajero,

    que tan feliz

     yo te veo?

     ¿De dónde vienes

       con esa cara

         tan encendida

         de candidez?

 

           Y el pajarito,

           ruborizado,

           abriendo el pico

            le respondió:

            -Yo voy, amiga,

             créame usted,

             a donde el mundo

               más puro es.

          Y donde el cielo

           luce más suave,

        y los luceros

         brillan más tiempo.

          Y vengo, ¡ay!,

          ¡ay!, amiga, tiemblo

            cuando tengo

         que recordar ese mundo.

          Todo allí es tan vil,

           tan perverso y negro.

          Las noches son largas

          y la luz del día muy breve.

                               

           -Está bien, amigo,

            no me respondáis

            si tanta amargura

           te trae recordar.

            -Gracias, amiga.

            Dime ¿dónde queda

            el mundo tan grato

           hacia donde vas?

           ¿Y cómo lo llaman?

          Ha de ser muy bello,

         que con tanta prisa

          por llegar observo.

 

          Y el pajarito,

         con gran alegría,

         a la nube amiga

         presto le confió:

         -Ese mundo bello,

        mirífico y grácil

      queda en una isla

         muy lejos de aquí.

        Poblada por seres

        de ingenuos semblantes,

        de cuerpos tan blandos

        cual el algodón.

         Un hada madrina

        asciende con ellos

         hasta la montaña

       a narrarles cuentos.

        Tiene cada ser

       que en la isla reside

      mil cándidos juegos

    y gratas canciones

     entonan los vientos.

    Ese mundo, amiga,

      bello y singular,

   poblado por gente

    de ingenua bondad

    es el mundo grácil,

    tierno y candoroso

   de la infancia,

   donde el mal no tiene

   ninguna presencia

    porque lo rechazan

    seráficos ángeles.

                                           

      Allí hay mil castillos

       de arena y de sueños

       y hermosos valles

       que habitan las flores.

 

       Un tranquilo río

        penetra la isla

       y hasta los castillos

       lleva agua pura.

 

       Hay hermosas cuevas

       y un límpido cielo,

        brillante y azul,

     cordial y benigno.

 

       Y hay una montaña

      de árboles pequeños,

     en donde se trepan

     estos dulces niños

     a observar las flores,

      a mirar el sol,

   a hablar con el cielo

    con prístinas voces.

     ¡Ay, quien pudiera habitar

       para siempre

       en el mundo

        prodigioso del niño!