//www.poemas-del-alma.com/

marcos argueta

el escritorio vacio

Mientras te observaba desnuda
Pensaba en la moral rota y destruida
Mientras inhalaba su olor
No me contenía.

Mientras suspiras profundamente
Mi corazón latía, mis labios resecos
Mi cuerpo sin energía
Mientras te observaba en la mesa
Pensaba en filosofía
Mientras soñabas en el tocador
Restableciendo tu dulzura
El recorrido de mi sangre aumento

Mientras el placer nos invade
Nuestras almas se juntan
Nuestros cuerpos sonríen
Aun sin tocarse