//www.poemas-del-alma.com/

PETALOS DE NOCHE

Carta a la muerte... Sufrimiento...

 

 

 

 

...la voz remota entumece los labios
el tiempo-espacio articula el calibre de nuestros cuerpos
¿siempre hay dos impulsos en la misma órbita...!

te quise tantas veces

...el papel acumula rayas de la desesperación,
                                  /a latigazos el alma/
la heridas se ahogaron en esas lágrimas desteñidas al ocaso,
                                                  /decadencia y pérdida/

sudor a merced del viento como el aliento a merced de nuestra saliva amarga...,

te quise tantas veces que se percutieron las consonantes

a un sonido afilado y apretado fielmente tatuado en la garganta

los trenes atropellaron los rieles, y el nerviosismo de huellas a la mirada

acento entre tacto vital e inerte, un mensaje turbado arrugándose en las palabras
                                                                                    /calladas, acotadas/ 
un alarido seco se escucho de las fauces de la lluvia,

de migaja a menudencia el cielo inventó un bosquejo,
propagando proyectiles tóxicos a la melancolía
cayendo puntiagudamente en la pusilánime enfermedad
sobre la piel el arte pálido
y las contemplaciones de fingir la muerte
mientras más se extiende el adjetivo que se escribe en la boca bajo el nombre del adiós...



Te quise tantas veces Vida, 

te quise hasta dibujar-te muchas veces sonrisas sobre la piel,

                   mi tinta puntiaguda dejó estremecer la realidad
                                   en charcos espesos de sangre-roja...

donde mi tumba se llamó muchas veces existencia

                                                    y el féretro, cuerpo...,
-el luto es tan perenne, el luto se llamó noche-

            donde escapan los cuervos,
            donde una vez me robaron los ojos
y vomitaron petróleo dentro de mis entrañas
-en sombra deambulé en trance-

               a latido oxidado grito la válvula muscular
la contracción y expansión de mi felicidad inventada

                                                        inventada 
                                                        como los 
                                                        hechos que 
                                                        ahogó bajo 
                                                        la almohada

con su voluntad torcida lleva la guadaña sobre su garganta

al tiempo deshecho una vela consumiendo las cenizas de su crónica

y la voz quemando el combustible que consume mi consciencia...


Una isla nace en el pecho, la hemorragia brota de las membranas acústicas,

son muchos los gritos  -no puedo gritar-  son muchos
quebrando la burbuja escarlata, se quiebra el corazón,
                       un latido más y el sonido puntiagudo
                                       quebrando la noche gris,
se cae el cielo,

cayendo proyectiles, 
                           las últimas lágrimas espontáneas del alma...