//www.poemas-del-alma.com/

el poeta del abismo

a un gran perro

Estabas parado, como esperando que llegara 

para que te despidieras

Estabas cansado del veneno 

que alguien te había dado,

 

Mas triste que un girasol sin sol,

Con el mismo color en el pelaje,

Pero tu mirada me entristecía.

 

Abraze tu cuerpo y no del todo,

que arrepentimiento tengo ahora,

Te movía la cabeza diciéndote que no te preocuparas, Que estaría bien.

no sabia que no volverías aquella noche,

Ahora lo se, ya nunca volviste con tus patas alegres,

Brincando sobre mi pecho, ensuciandome de lodo.

 

Escuchaste mi dolor, esa noche,

Entendías mas que un amigo. Fuimos platicando la noche entera.

No respondiste, decías con tu mirada que te ibas,

tenias tiempo aquella noche,en aquel camino.

No te fuiste, te quedaste parado en aquella linea,

Aquella que separaba la barranca a medio secar,

Te platique tanto que al irme

me miraste con un adiós,

El mas verdadero que he tenido.

 

Quedaste solo en ese lugar con el mismo pelo,

Con la misma tristeza con la que le encontré,

Tu sabías en aquella noche 

que las palabras no te iban a salvar,

Me fui y te quedaste ahí 

hasta que perdí mi mirada por no verte

 

no volviste al siguiente día,

Así fue tu adiós tan sincero, nunca mas volviste 

Moriste de un envenenamiento, hoy lo se.

 

Fuiste un perro con oídos que oyeron mis tristezas

Que jugaste alegre en tus tiempos buenos,

cuando te fuiste aquella noche, no volvimos a mirarnos despiertos,

Tu partida fue decidida y lo sabias.

 

Fue mas doloroso perderte, mi perro acompañante, 

Tu ladraste mis lugares inseguros.

te he querido mas, animal, amigo, desde mi infancia.

 

Te recuerdo con tu pelo que competía con el sol,

Con los ojos fieles,

que nunca lograron competir con nadie mas,

Ni con un amor que nunca me miro como tu, 

animal, amigo, gran perro