//www.poemas-del-alma.com/

Ludvaldo

SONETO AL DUERO EN SORIA

¡Qué plácidas orillas las del Duero

a su paso por Soria en el estío!

¡Qué arrullo tan sedante el de ese río

a cuya grata vera volver quiero!



¡Qué gusto da tender el cuerpo entero

allí sobre la hierba, del hastío

de esta vida olvidado y del gentío

apartado, del día en lo postrero!  

 

La losa del invierno en mi tugurio

madrileño resulta más ligera

si suelo repetirme un buen augurio:

 

que en vano no será la larga espera

pues tornaré en verano a la ribera

umbría entre San Juan y San Saturio.

 

Osvaldo de Luis