//www.poemas-del-alma.com/

RICARDO V

AMANTE VIDA

Esta mañana oí … a la montaña gritar.

Eran voces muertas, desgarradas,

y desbocaban en bandadas

las aves de tierra adentro y gaviotas de alta mar.

 

Esta mañana oí … a la orilla susurrar.

Cantos suaves y dormidos

que ondulaban los rugidos

de las olas temerosas navegando a su final.

 

Eres la amante que la montaña haces gritar

y haces levantar el vuelo

a mi alma de pañuelo

como un ave que alocada perdida va al azar.

 

Eres la amante que a la orilla haces hablar

y a la altura de tu suelo

siento amor y siento miedo

al profundo de tus ojos, ojos limpios de llorar.

 

Te amo a ti, que eres viento de montañas,

que eres brisa de la mar,

y cuando gritas, hablas o callas

en mi propio cuerpo esta vida es una extraña.