//www.poemas-del-alma.com/

Raúl Daniel

Oración de un niño abandonado…

Señor Jesús, hoy te pido

que te pongas a escuchar

estas palabras que digo,

no me quieras ignorar;

me he inclinado a suplicar

pues me encuentro desvalido,

... ya hace un tiempo se ha ido,

de la casa, mi papá.

 

Aún no sé por qué suceden

estas cosas en la vida,

(yo soy un niño recién),

¿cómo es que dos que se quieren

de pronto no se comprenden...?

si se llevaban tan bien,

se trataban de “querida”,

“mi amor”, “puedes hacerme el favor”,

“dame un beso”... “yo te doy”...

 

Me recuerdo que en las noches

acurrucado en sus brazos

me solía dormitar...

¡me faltan sus brazos ahora!,

¡me faltan sus besos ahora!

¡y no lo puedo olvidar!...

si todavía habla contigo:

¿se lo podrías contar?...

 

Mi mamá a veces llora,

aunque lo quiere ocultar,

yo miro para otro lado,

porque he llorado tanto

¡que ya no me queda más!

y los chicos de mi grado

preguntan a la maestra

por qué ando tan callado.

 

Me dijeron que eres Dios

y que puedes enseñar,

porque te llaman Maestro

y un montón de cosas más,

y que cuando se quiere algo,

sólo Tú lo puedes dar...

Entonces te pido esto:

Conversa con mi papá...

 

Coméntale que lo quiero

y que ya no aguanto más,

que necesito sus besos,

que quiero verle de nuevo

abrazándole a mamá,

que se perdonen y olviden

y que se vuelvan a amar...

 

Jesús... de verdad... te ruego,

porqué te digo: ¡Me muero

si no vuelve mi papá!