//www.poemas-del-alma.com/

santiago calderon

Cuando empiezo a mirarte..

Digamos que cuando empiezo a mirarte

Ya no existen certezas;

Las palabras no dicen nada

El cielo se vuelca al piso,

La noche se vuelve día

Y el día esperanza.

 

Olvido parte de lo que soy.

Debo drenar medio corazón

Para evitar que explote de tanta

Novedad creada por tu mirada.

 

Hay tanto cielo, hay tanta luna.

Digamos que es milagro y tortura

Cuando empiezo a mirarte.

 

El cansancio no ataca mis piernas.

Solo te miro y vuelo un poco

Recorro los hoyuelos de tus mejillas,

Como hablas con tus gestos tiernos,

Como se detiene el tiempo,

De pronto, en tu sonrisa.

 

Yo solo te miro

Y quiero, de veras, reír y llorar,

Cuando tú de pronto me miras.

 

Digamos que cuando empiezo a mirarte

Y te acercas,

El viento crea un susurro

Que me dice al oído que el destino

De alguna manera te hizo para mí

Y que de otra manera,

Igualmente divina,

Ya te he pertenecido,

Incluso antes de todo encuentro.

 

Me arrancas todo con un beso.

Siento el aire tibio

De tu boca en mis labios,

Tu respiración en mi rostro,

Tu sombra que ilumina.

Entonces solo me queda

Cerrar los ojos

Para intentar volvernos uno solo.

 

Digamos que no hay nada que decir

Cuando empiezo a mirarte

Solo endulzarme la vida

Y tejerme un paraíso

Con tus imágenes.