//www.poemas-del-alma.com/

tercegal

Encarando a la vida

  

 Por fin soy yo, la que desice, cuando y como debo vivir. Por fin soy yo la que encara al destino

Dándole vuelta la espalda a lo malo, y solo tomando lo bueno, ya no espero nada bueno de nadie

Y ¿por qué esperar?, si las personas son egoístas y solo saben hablar, opinan sobre lo que no saben

¡O dios! no quieren quedar de ignorantes, pero, mientras mas lo intentan más se nota, su ignorancia repartida

En fragmentos, que quien sabe, debe reunir para hacer una opinión coherente, y que su ignorancia quede

Como indiferente.

     Esta sociedad es demasiado exigente con aquellos, que no pueden defenderse, pero sienten mido

De aquel, ese que esta segregado, que sabe mucho y no opina tanto, ya que cuando lo hace, todos

Bajan la mirada, se miran unos a otros, como si no entendieran nada. Resulta que ese segregado, sabe

De lo que está hablando, sobre una sociedad enferma, que aísla al que sabe mucho, por miedo de escuchar la verdad.

      Y alaba al ignorante, porque les dice solo lo que quieren escuchar. Seamos sinceros, yo me siento 

Segregada pero todo lo que sé, no puedo decirlo, las personas entrarían en pánico, al escuchar lo que digo

Suelo ser muy prudente, no me gusta herir a la gente, quien más que yo sabe que es que se aprovechen

De ti cuando un insensato abre, abre una puerta de tu vida, y pregona todas tus intimidades.

      No me siento ofendida, no necesito que me defiendan, esta sociedad también llamada suciedad

Es mala con los nuevos talentos, los juzga severamente, y se ríe de los fundamentos, que para bien

O para mal todos teneos derecho, a defender nuestras vidas, y que nadie se inmiscuya como un ladrón

A escondidas.

      Por eso hoy desidi, cuando y como debo vivir, seré yo quien tratare de aporta humildemente, un 

Poco de mejoría a esta sociedad, no voy a cambiar al uno lo tengo claro ya, pero si puedo aportar con un

Pequeño granito, si de mí depende algo cambiara.

       Hoy me siento fuerte, la tristeza ya se fue, llore todo lo que debía, ame, crecí y conocí mucha gente 

Maravillosa, y muchos que merecen otra cosa, seré esa voz perdida, de los que no pueden hablar

Ya no me siento confundida, solo quiero ayudar.

        Puede que quizá no cambie nada, pero por mí no va a quedar, que la sociedad que me rodea

Yo intentare ayudar. No me importa a quien sea, desde el más pequeño al más grande, si no podemos

Amarnos, entre nosotros, ¿cómo enseñaremos a nuestros niños?, a vivir en una sociedad un tanto

Mejorada, tener un mundo mejor, y que crezcan felices y tranquilos con sus almas eso quiero yo.

       Por fin soy yo quien decide y quien habla, buzcare una cura para una sociedad, un tanto enferma

Que solo juzga y nunca calla.