//www.poemas-del-alma.com/

EL IGNORANTE

Plagio 4. A la Princesa de Plata



\"La princesa de Plata

esta muy enamorada

del príncipe de Oro
es lamentable que el horizonte
sea el destino de ellos dos
-para sentirse intimamente-
quemarse,
y
sentir el brío baldío
de sus orígenes sanguineos.

Mientras muere el príncipe
             nace la princesa-


Habiendo eventos

donde ellos dos

puedan hacer unir sus nostalgias

es la reflexión de que el destino no es la última palabra

-que reflexión más grande dentro de otra,

   es que la princesa brilla en la oscuridad
   gracias al príncipe que a pesar de haber muerto
                 la sigue amando, sintiendo esperanza\"

-la luz es esperanza en murallas con muchos obstáculos
y cuando el camino es virgen la esperanza deja de existir
no será para los ciegos del alma, la esperanza un pretexto
cuando callamos cayendo en una acción de nuestra soberbia-

 

 
 

Caminaba por la berma del olvido

 

sintiendo la brisa musitar suspiros

danzando con los aleteos quebrados
de pétalos de primavera

 

Se dibujaron nostalgias de la princesa de plata

nostalgias que amanecían en miradas ausentes

                          detallando pérdidas líquidas
                          en los ojos de quien la ama

 

Cuando la brisa volaba
con las siluetas de vida -mi vida-

escondiéndose en la concavidad dormida -mi abismo-

 

De esos susurros de medianoche
-grita la noche- grita como mi silencio-

Caminaba a rasgos lentos

aquella oscuridad de esperanza

que suspiraba luciérnagas al cielo

refrescando el aliento de la brisa percudida


Desde las inertes palmas
naciéndoles alas -nacían- volaban,

 

En las noches oscuras
dormían en pedazos en la manchada falda

prenda de la soledad inscrustándose en mi alma


Trazando los cielos de estas ahogantes palabras

-volaban en frases-

Saciando deseos
de una moneda de plata
que brillaban en la noche

ayer ahogada en el abismo-
mis entrañas alguna vez
soñaron que la palabra
se haría verbo- lástima- 
 

Una mentira a un rocío viajero

es ausencia que se queda silente
ciega, ahogada y muerta... mañana olvidada/