//www.poemas-del-alma.com/

lindaestrella

Como el Ave Fénix

Entre las brasas olvidadas,

de un recuerdo moribundo,

ahí en lo más profundo del alma,

se vislumbra una chispa de esperanza

de un amor fallido.

En la lenta agonía

de una ausencia prolongada,

el corazón pide a gritos

¡Piedad! ¡Piedad, amor mío!

Que para mí,

tu recuerdo se niega a morir...

¡Sigue vivo!

Y al igual que el Ave Fénix,

renacerás de las cenizas,

nuestro amor fue tan grande

que se niega a quedar

sepultado en el olvido.

 

 

Te sigo amando...

Te amo...

Amor mío.