//www.poemas-del-alma.com/

AMANTE SILENCIOSO

NIÑO Y HOMBRE A LA VEZ

 

Otra vez cruza tu cuerpo,

Vas a tu casa, ingenua,

De la imágenes de mi mente,

Vas con tu movimiento de cadera

Que enloquece a mi cuerpo,

Vas contigo y sin mí.


Yo, viéndote desde aquí,

Cruzo en mi mente tus labios

Con el dulce de la miel,

Cruzo tus manos con mis pies,

Cruzo tu sonrisa con mi inocencia,

Camino tu cuerpo sin tu presencia.


Yo sin más combustible que mi imaginación

Comparto contigo, chocolates, flores y canciones

Comparto contigo mis anhelos inocentes

Te entrego mi ternura

Y te beso en el juego.


Aquí, tu cuerpo desnudo,

En tu casa, mi condena por obsceno,

En mi anhelo, la añoranza de tus besos,

En mi silla, mi cuerpo

Y mi deseo del tuyo sobre el mío