//www.poemas-del-alma.com/

joaquin Méndez

Morir, en su boca.

Morir, en su boca.

 

Deme, veneno de su boca,

Morena dulce y hermosa,

Que quiero morir besando,

Esa boquita dulce, de rosa.

 

Deme, veneno de sus besos,

Para morir en el cielo,

Gritando cuanto la quiero,

Y estar en sus brazos preso.

 

Es usted dulce flor, mía

La fragancia, de mi alma,

La que me lleva a la calma,

Sin maldad, ni picardía.

 

Es usted, bella doncella,

Que reina en mi corazón,

Siempre bailando de amor,

Brillando más que  una estrella.

 

Es usted señora mía,

Mi tristeza, mi alegría,

a  mi alma tiene herida,

La que domina mi vida,

En sueños y fantasías.

 

 Autor, Joaquín Méndez.

©14/01/2013 14:48:31©