//www.poemas-del-alma.com/

teboel

TEJE

Teje, un camino de rosas amarillas

Sobre mi piel y su aliento a mañana.

Teje el rocío y su recuerdo de río breve

entre las riveras idénticas de mi pecho.

 

Busca en tu lengua la excusa de sed,

en tus dientes un hambre de huesos,

en tus labios la mansedumbre de la locura:

Sea tu boca entera una odisea más allá

de los susurros del deseo.

 

Teje para mí, un vaivén nacido en tus caderas,

de norte a sur, de este a oeste.

Desafía a la luna llena en exactos círculos

donde habiten las nieves y los gritos clandestinos.

 

Teje un temblor de isla en los dominios redondos

de mi ombligo, invoca un anillo de manzana madura

cuando me aumente frente a tu lengua y cierre los ojos

desprotegido.

 

Teje un espasmo entre las celdas uniformes

de tus dientes, martilla mi fuerza, lacera mi ímpetu

de bandera, mi altitud de mástil.

Reza en mis gemidos una oración rupestre,

déjame fósil, naufrago, saliente en el camino.

 

Teje mil delirios sin toque de queda,

aunque mutiles mi arrayán,

y desaparezca al final del relámpago…

 

Lejos, muy lejos y me inunde la fatiga.