//www.poemas-del-alma.com/

Sara (Bar literario)

Amor eterno

 

 

La vida nos une en este sueño

                                                                  /Para amanecernos/

                                                                  en la realidad de otro tiempo.

 

Si yo pudiera -no amarte- el amor no me engendraría

en la nostalgia de un suelo condenado por habitantes

durmiendo la existencia de no saber sentirse vivos.

 

Me guardo el te amo para no deshojarme en una palabra

irremediablemente parecida al  /te amo/mal-pactado

en lágrimas futuras de un amor –instante pasado-

 

Pero a ti, a ti, inevitablemente /te arropo/ en mi frente

Tú, que puedes abrirme el miedo con una mirada

Te arropo en mi frente hasta des-hacerte en pensamientos

Ser la nada en el todo imaginario cuando yo te imagen- amaba

en las veredas recónditas de mi ciudad onírica en duermevela.

                                                                                                                              

A ti te….cielo en mi pecho para ahogar el delirio

                                                                                    de esta fiebre de ti

                                                                                    mojándome la enfermedad

                                                                                  en el mar heredado del retórico sacrilegio.

 

Tú, amor mío puedes llenarme con tu sola ausencia

[La ausencia es tu flagelo en mis costillas blasfemas]

 

No me dejes, no te vayas,

                                                       Llévame centrífuga en la constelación tuya

 

Aléjame de tu centro para desnudarme en los cerrojos de esta infancia

susurrando en mis sótanos abyectos de lágrimas jamás enjugadas.

 

Llévame,

 Invierte tu cáliz hasta el último nocturno

cuando la sombra se bifurque en haces de luces

 

Mis facciones se re-conozcan en el espejo

en las paradojas reflectoras de ser nosotros,

                                                                                    en el yo ajeno