//www.poemas-del-alma.com/

magginela

Miserable

¿Quién más miserable que quien tiene lástima de sí?
Oh sí, soy miserables y lo sé
Y me avergüenzo y me escondo tras cuatro paredes
Escondo mi rostro que grita al mundo mi estupidez
No estoy sola, lo sé, pero quisiera estarlo
Ya no queda nada para mí, ya no lo necesito
Y siento aún en mi corazón ese latir inútil
Quizás debiera dejar de latir de una vez
Solo robo el aire que los demás necesitan
Nada más, porque soy miserables
¡Grítenmelo a la cara, ya lo sé, ya lo sé!
Lloro por mí, porque me tengo lástima
Repudiable sentimiento
Que solo alguien tan miserable como yo podría sentir
¡Qué dignidad queda para alguien que gasta lágrimas en su propio dolor!
Sabiendo que ese dolor no es dolor
Es nada, eso es lo que es
Sí, ustedes lloran de tristeza y de pesar
Yo lloro por nada, la nada que me consume y me mata
¿Muero por nada? Oh sí, porque soy miserable
Ya no queda tiempo, no quedan sonrisas, no queda esperanza
Para alguien cuyo corazón late para nada
Y cuyas lágrimas caen solo por gravedad
¡Dios! ¡Tómame ahora, pero no me culpes!
¿Qué me queda ahora para dar?
¡Toma mi miseria y arráncala de mí!
A lo mejor puedas resucitar de entre los muertos a aquella que vivía
Aquella que soñaba, que sonreía, que luchaba
Porque en su lugar he quedado yo,
Una moribunda miserable, que nada tiene
Que por nada vive y que nada escribe