//www.poemas-del-alma.com/

Idelfonso Buitrago Arango

QUIZA

Quizá,

cuando sétimos que cada palabra que enunciamos

son como inefable sensación en la memoria,

es cuando más se nos parece

que la sangre de una tarde que se muere,

forma arte de nuestra propia herida,

o que la vida misma

es una inmensa herida en que morimos !