//www.poemas-del-alma.com/

la negra rodriguez

PARA EL PEQUEÑO EMANNUEL

Contemplarte  y verte sonreír fue algo maravilloso

Como si me regalaran un pedacito de cielo.

Te miré sonreíste  y un rayo de sol fue tu sonrisa;

Acaricie  tus manitas tiernas y suaves,

acaricie  tus piececitos que pateaban mi pecho

 y  un huequito se abrió en mi alma

 para  que entre tu ternura

y te quedaste en un rinconcito

 donde saboreo tu dulzura.

Chiquito, mi  triunfador

La mano de Dios que sostiene tu vida

Te da la vitalidad para la existencia.

Yo, me sostengo de tu mano

Para afianzar más mis creencias.

Me regalaste una sonrisa y con ella

Mil motivos para que mi corazón

Salte de alegría.

Me regalaste una mirada limpia

 Y con ella  una ráfaga de ilusiones

Que  acarician mi vida desde que te  pienso.

Tu sonrisa contagió a mi rostro

Y  le sonrío hoy con más fuerza

Y alegría a la vida.