//www.poemas-del-alma.com/

ALVARO J. MARQUEZ

DE VEZ EN CUANDO...

"La guerra y la paz, siempre contrapuestas,/ arden en tu ser en llamas./ La guerra en tus ojos cuando me detestas,/ la paz en tu alma cuando me amas".

 

No siempre tenemos oportunidad de encontrarnos,

en ocasiones hemos llegado hasta a extrañarnos

y sentimos que la necesidad de vernos nos mata.

Guardamos silencio ambos ante tantas ausencias,

pero la nostalgia va dejando allí sus evidencias

y cuando al fin estamos cerca el sentir nos delata.

 

Lo que hacemos en realidad no suele ser frecuente,

son deseos que se nos despiertan así, tan de repente

que hacen que ambos tratemos de comernos vivos.

Los abrazos que nos damos de un modo tan fuerte,

te llevan deseosa a quererme, me llevan a quererte

y no deseamos en ese momento analizar los motivos.

 

De vez en cuando se respira mucho deseo entre tú y yo,

no sabemos si es que ya existía o es que de pronto nació,

pero recorre nuestros cuerpos como eléctrica corriente.

Nos fundimos los dos en besos con una única pasión

y explota un gran sentimiento escondido en el corazón

y mil ideas lujuriosas danzan sin cesar en nuestra mente.

 

De vez en cuando descubrimos que nos gusta besarnos

y en ese descubrimiento incluimos el de acariciarnos

y el placer de sentirnos así, entregados... sumergidos...

Nos convertimos en unos volcanes en plena erupción,

sudorosos, tú muy excitada oyendo mi respiración

y yo besando tu cuerpo y escuchando tus gemidos.

 

De vez en cuando, no siempre, esto es lo que sentimos,

cuando desnudos con la ropa del deseo nos vestimos

y logramos siendo dos, fundirnos y ser tan sólo uno.

En todos esos encuentros con tan maravilloso matiz,

no conozco sinceramente que haya mujer más feliz

¿y algún hombre más feliz que yo?.. no, ninguno.

 

No siempre tenemos para encontrarnos alguna cita,

diría más bien que la vida nos muestra su cara bonita

y bendice ese sentir que a ambos nos vuelve locos,

porque nuestros encuentros tienen sus encantos

y llegamos a querernos como se quieren tantos

y nos amamos intensamente como se aman pocos.