//www.poemas-del-alma.com/

Perozo rivero Miguel Oswaldo

LAS SOMBRAS DETRÁS DEL YUNQUE

 

Crepita el  sol y resplandece fiero

el mar se precipita en sus vapores

para  la  sal de macerar dolores

en la herida sangrante del obrero…

 

humilladas las sombras por la brasa,

las manos en las fraguas primorosas

martillan en los yunque  presurosas,

bajo el ardiente sol que las abrasa…

 

 las sombras al obrero lo escarnecen,

 con mendrugos de sal, salario inmundo,

 viles lo esquilman en  brutal despojo,

 

 y de sorda riqueza  se envanecen,

 mientras sacude la miseria el mundo,

 de sal y llanto para de nuestros ojos