//www.poemas-del-alma.com/

bonifacio

La sonrisa de la Mona Lisa

Fue Leonardo quien descubrió mi sonrisa

Y mucho se lo agradezco

Que si no habría pasado inadvertida

Como una mujer de pueblo

Hay en mi la mansedumbre de las cosas

Y mis desvelos

Son mis hijos y la prisa

Que ellos tienen por tenerlo

Este mundo en sus manos

Y poseerlo.

 

Fue Leonardo  el que tuvo este acierto

Y hoy estoy en un museo.

 

Es de no creerlo.

 

La sonrisa está en la gente

En sus calles y desiertos

Pero nadie las ha visto.

 

Y es de no creerlo.

 

Frente a mi

Un señor de oscuros lentes

Toma notas en cuadernos

Más allá

Dos turistas han pagado

Sus entradas al concierto

Cerca de ellos

Una dama encopetada

Dice algo a su marido

Que parece algo enfermo

Los demás los veo borrosos

Están cerca pero lejos.

 

Y el guardián.

 

Se pasea.

 

Como un perro.