//www.poemas-del-alma.com/

Vito_Angeli

Camino a tu pecado.

Serena,  completa, en   paz   absoluta

reposaba  tu  rostro  sobre  mi   torso

aflorando  en  el  aire  ninguna  lucha

sino tan  solo el  placer  de  tu  tesoro.

 

Inquietudes que ansiaban  respuestas

volvían dudas  en  certezas  por  amor

caminando  en   suavidad   la  muestra

 de  lo  inexplicable  por   tu  resplandor.

 

Recostado,  imperturbable,   herrante,

mi  mirada  se   perdía en  el  cielo  rojo

mientras el  atardecer de  tu semblante

se absorvía  sobre  la boca  de mi  ojos.

 

Confiscando  la  atención  de  mi  vida

ese momento contigo  se  hizo abismal

sin pena  porque   ya  eras  consumida

dejándome  el  hambre  de ser  tu  final.

 

 Que sensación más  variable por cierta

 era la vivida cuando me tenías cerrado

bajo el recreo  de  jugarte  con la puerta

 que abrió  mundos nuevos  a  tu pecado.

 

Vito Angeli