Rubén Darío

Tarde del trópico

 Poema siguiente



Es la tarde gris y triste.
Viste el mar de terciopelo
y el cielo profundo viste
de duelo.

Del abismo se levanta
la queja amarga y sonora
La onda, cuando el viento canta,
llora,

Los violines de la bruma
saludan al sol que muere.
Salmodia la blanca espuma:
¡Miserere!

La armonía el cielo inunda,
y la brisa va a llevar
la canción triste y profunda
del mar.

Del clarín del horizonte
brota sinfonía rara,
como si la voz del monte
vibrara.

Cual si fuese lo invisible...
cual si fuese el rudo són
que diese al viento un terrible
león.

Poema siguiente 

Comentarios2

  • Chiquita Pura vida, y fuerza.
    La belleza no hay que olvidarla.
  •  
    Evelio Pereira Salgado Evelio Pereira Salgado

    Pura vida, y fuerza.
    La belleza no hay que olvidarla también.


    eveliopereira@gmx.de
  • Debes estar registrado para poder comentar. Inicia sesión o Regístrate.