Gustavo Adolfo Bécquer


Rima XLIII




Dejé la luz a un lado, y en el borde
de la revuelta cama me senté,
mudo, sombrío, la pupila inmóvil
clavada en la pared.

¿Qué tiempo estuve así? No sé; al dejarme
la embriaguez horrible del dolor,
expiraba la luz y en mis balcones
reía al sol.

Ni sé tampoco en tan horribles horas
en qué pensaba o qué pasó por mí;
sólo recuerdo que lloré y maldije,
y que en aquella noche envejecí.

Ver métrica de este poema







Poemas de Gustavo Adolfo Bécquer



Poema Siguiente >>






  • 1
    pamela

    este mensaje me llega hasta el fondo mi corazon por que los poemas de adolfo becquer me gustan y me llegan al fondo de mi corazon sus rimas y sus leyendas de la cual me encantaria bolver a leerlo para sabr su vida y sus historias.gracias por dejar publicar mi comentario.

  • 2
    JECK

    OH SEÑOR!!! escuche de mi Decano este poema... sobre todo el ultimo fragmento... lo senti sublime... pero no solo fue eso al leerlo completo... fue grande... inmenso... Gracias...

  • 3
    Joven PoetaPuntos: 8036

    Joven Poeta

    QUE FORMA DE ESCRIBIR TAN SUBLIME!

    Calificó este poema con un 10

  • 4
    PETALOS DE NOCHEPuntos: 73400

    PETALOS DE NOCHE

    es tan parecido a la depresión... :(

  • 5
    EPEV- PoerrantePuntos: 1524

    EPEV- Poerrante

    es de crisis existencial...según entiendo.

    Calificó este poema con un 9



Debes estar registrado para poder comentar. Inicia sesión o Regístrate.

Gestionado con WordPress

SitemapSitemap 2Sitemap 3PrivacidadContacto — Publicidad