En los verbos reflexivos, la acción recae sobre el mismo sujeto que la ejecuta. Es decir, la acción se refleja en el individuo, que la lleva a cabo y a la vez la recibe. Este tipo de verbo se conjugan con dos pronombres: yo-me, tú-te, él-se, nosotros-nos, vosotros-os, ellos-se.

Verbos reflexivosDentro de los verbos reflexivos, un verbo matiz es aquel que se conjuga con un pronombre átono en todas sus formas y que concuerda en género y número con el sujeto. Por otra parte, carece de función sintáctica. En cambio, si el verbo requiere del uso de dicho pronombre, se trata de un verbo estrictamente pronominal.

Los verbos reflexivos presentan un infinitivo que termina en se. Como dijimos más arribas, los dos pronombres cambian dependiendo de la persona.

Por ejemplo, el verbo “levantarse” se conjuga de la siguiente forma: “Yo me levanto”, “Tú te levantas”, “Él se levanta”, “Nosotros nos levantamos”, “Vosotros os levantáis”, “Ellos se levantan”.

El pronombre reflexivo puede aparecer adelante del verbo conjugado (“Siempre me disfrazo de Papá Noel en Navidad”) o atrás del infinitivo (“Quiero peinarme antes de la fiesta”).

Otros ejemplos de verbos reflexivos:

“Yo me lavo”, “Tú te lavas”, “Él se lava”, “Nosotros nos lavamos”, “Vosotros os laváis”, “Ellos se lavan”.

“Yo me baño”, “Tú te bañas”, “Él se baña”, “Nosotros nos bañamos”, “Vosotros os bañáis”, “Ellos se bañan”.

“Yo me ducho”, “Tú te duchas”, “Él se ducha”, “Nosotros nos duchamos”, “Vosotros os ducháis”, “Ellos se duchan”.

“Yo me peino”, “Tú te peinas”, “Él se peina”, “Nosotros nos peinamos”, “Vosotros os peináis”, “Ellos se peinan”.

“Yo me alegro”, “Tú te alegras”, “Él se alegra”, “Nosotros nos alegramos”, “Vosotros os alegráis”, “Ellos se alegran”.

“Yo me identifico”, “Tú te identificas”, “Él se identifica”, “Nosotros nos identificamos”, “Vosotros os identificáis”, “Ellos se identifican”.

“Yo me alarmo”, “Tú te alarmas”, “Él se alarma”, “Nosotros nos alarmamos”, “Vosotros os alarmáis”, “Ellos se alarman”.