Dentro de los géneros literarios, el dramático es aquel que, mediante el diálogo de los personajes, representa algún conflicto o episodio de la vida. Cabe destacar que el concepto de drama se utiliza en forma genérica para referirse a todas las obras creadas por un dramaturgo donde los acontecimientos se desarrollan dentro de un espacio y tiempo determinados.

El género dramáticoEl género dramático tiene como fin la representación pública de la historia frente al público. Por lo tanto, este género incluye a las manifestaciones teatrales, a los textos escritos para el teatro y a las obras que, en general, son susceptibles de representación escénica.

La característica principal del género dramático es que lo que acontece en la obra no es narrado, descrito ni comentado de forma directa por el dramaturgo, sino que se traduce en una acción que puede ser vista por el espectador. Lo principal en cada obra dramática es lo que efectivamente ocurre.

Existen tres grandes formas dramáticas: la tragedia, la comedia y el drama.

La finalidad de la tragedia es producir una catarsis en el receptor. Se caracteriza por resaltar la acción sobre los caracteres y por culminar con algún acontecimiento nefasto (trágico).

La comedia, en cambio, tiene como elemento central la comicidad. Sus personajes representan los vicios y defectos de los seres humanos, mientras que los conflictos suelen ser presentados como posibles en la vida real, más allá de la exageración y de la ridiculización. El desenlace de las comedias presenta una solución alegre al conflicto.

En cuanto al drama, también es conocido como tragicomedia, ya que combina elementos de la comedia y de la tragedia. Muestra una realidad cercana a la vida cotidiana de los seres humanos, donde el dolor y la risa se alternan. En estos casos, el desenlace puede ser positivo o negativo, ya que el protagonista puede lograr triunfar pero también ser derrotado.