Aunque muchas veces se utilizan como sinónimos, los conceptos de lenguaje, lengua y habla tienen sus particularidades. Cada uno se refiere a una dimensión diferente del acto comunicativo, por lo que es importante conocer sus peculiaridades a la hora de desarrollar un análisis teórico.

Conceptos de lenguaje, lengua y hablaEl lenguaje puede entenderse como un sistema de comunicación, que es fisiológico y psíquico a la vez. Los seres humanos pueden abstraer y comunicar conceptos gracias al lenguaje, que está compuesto por la forma (la fonología, morfología y sintaxis), el contenido (la semántica) y su uso (la pragmática).

El lingüista Ferdinand de Saussure ha señalado que el lenguaje se compone de la lengua (es decir el idioma, un modelo general para los integrantes de una cierta colectividad lingüística) y el habla (la materialización momentánea de dicho modelo, a través de un acto individual y voluntario que se realiza mediante la fonación o la escritura).

La lengua, por lo tanto y tal como dijo Saussure, hace referencia al idioma, que un sistema de comunicación verbal o gestual que es propio de una comunidad humana. La lengua natural es aquella variedad lingüística o forma de lenguaje humano que está dotada de una sintaxis y que obedece a los principios de economía y optimidad. La lengua materna, lengua nativa o primera lengua, por su parte, es el primer idioma que aprende una persona.

La recreación individual de este modelo de la comunidad lingüística es el habla, que cifra un mensaje concreto a través del uso del código, los signos y las reglas que necesita.

Entre la lengua y el habla, los lingüistas consideran que se establece una especie de estrato intermedio conocido como norma, que impide el uso de formas lingüísticas que, según la lógica de la lengua, podría ser correctas pero no lo son. Por ejemplo: no debe decirse “andé” en lugar de “anduve”, más allá de que otros verbos sí se conjuguen de esa forma (“jugué”, “canté”, “miré”).