El adverbio es una palabra que modifica al verbo, al adjetivo o a otro adverbio. Se encarga de añadir información circunstancial de tiempo, modo, lugar, duda, afirmación o negación.

Adverbios de tiempoLos adverbios actúan como núcleo del sintagma adverbial y pueden cumplir diversas funciones sintácticas: complemento circunstancial del verbo, cuantificador, grado o complemento del adjetivo o cuantificador de otro adverbio.

Ya hemos hablado de los adverbios de frecuencia, que permiten indicar cuanto tiempo o con qué frecuencia sucede una acción (“siempre”, “a veces”, “normalmente”, “raramente”).

Hoy haremos referencia a los adverbios de tiempo que, como su nombre lo indica, se encargan de aportar información vinculada a una situación temporal.

Ejemplos de adverbios de tiempo:

“Ahora”, “anoche”, “antaño”, “anteayer”, “antes”, “aún”, “ayer”, “cuando”, “constantemente”, “después”, “enseguida”, “hoy”, “luego”, “mientras”, “mañana”, “recién”, “tarde”, “temprano”, “todavía”, “ya”.

Ejemplos de uso de los adverbios de tiempo:

“Quiero mi dinero ahora”
“Anoche tuve una fiesta y regresé muy tarde”
“Me lo hubieras dicho antes”
“Aún lo recuerdo”
“Ayer me encontré con Antonio”
“Veremos esos gráficos más tarde”
“Después seguiremos con esta charla”
“Vuelvo enseguida”
“Hoy puede ser un gran día”
“Iremos luego”
“Mientras estés en esta empresa, me obedecerás”
“Lo llamaré mañana”
“Recién llego, ¿qué ha pasado?”
“Jugaremos más tarde, ahora no puedo”
“Hoy me levante temprano para aprovechar el día”
“Todavía no entiendo nada”
“Ya no tiene sentido”
“Ahora repetiremos todo una vez más”
“Anoche cenamos en un restaurante frente al río”
“Antes era distinto, ahora es más complicado”
“No ha llegado aún”
“Volví ayer después de unas largas vacaciones”
“Hablaremos después”
“Estaré contigo enseguida, discúlpame por favor”
“Hoy está nublado, igual que ayer”
“Habló contigo mientras preparo la cena”
“Mañana será tarde”