Que una persona decida donar dinero para contribuir con un centro de rehabilitación para soldados es una muestra de solidaridad elogiada a nivel social, pero cuando ese gesto surge de alguien como Tony Blair, el ex primer ministro británico, las repercusiones no suelen ser todas buenas.

The journeyAl menos, su anuncio de donar las ganancias obtenidas por la comercialización de “The Journey” (“Un viaje”), su libro de memorias que será lanzado el próximo 1 de septiembre, ha provocado tantos comentarios positivos como reacciones negativas.

Según reveló un portavoz de la Legión Real Británica, una entidad que brinda apoyo a integrantes y ex miembros de las Fuerzas Armadas, Blair ha querido ceder el dinero que recibió como anticipo por la elaboración del material literario (monto que, de acuerdo a la información trascendida, ascendería a unos 5,2 millones de euros) y todo lo que consiga recaudar por sus derechos de autor.

“Al tomar esta decisión, Tony Blair reconoce el valor y el sacrificio demostrado por las Fuerzas Armadas”, consideró el portavoz, quien también reveló que esta ayuda monetaria será destinada al “Battle Back Challenge Center”, un centro de rehabilitación dirigido a los soldados que sufren heridas graves.

Aunque nadie pudo desmerecer esta generosa acción solidaria, ya son varios los que consideran que la donación puede ser interpretada como un intento de comprar “su inocencia o el perdón” por la responsabilidad que tuvo el funcionario en la decisión de invadir Irak. Una de las personas que no pudo evitar referirse al tema fue Peter Brierley, el padre de un soldado fallecido en 2003, quien en declaraciones efectuadas a la BBC reconoció el gesto del político pero aseguró que este “dinero manchado de sangre” no altera su deseo de “ver a Tony Blair ante los tribunales por los crímenes que cometió”.

Poco importa ya si Blair ha decidido ayudar por convicción propia, remordimiento o motivos promocionales de su libro. Lo que realmente debe interesar a nivel social es que el funcionario se ha comprometido a llevar a cabo una acción solidaria y, como es de público conocimiento, los actos de beneficencia siempre son bienvenidos, aún cuando éstos no libren de culpa al benefactor por sus errores pasados.

Links relacionados:

http://es.hadnews.com/blair-donara-las-ganancias-de-sus-memorias-a-los-soldados.htm

http://lorenspy.es/blog/?p=16060